Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Enero
29
mie
2014
Cundo Galán se va al son de la gaita y el tambor
La iglesia de Llonín se quedó pequeña para acoger a los asistentes al funeral del popular tamboriteru, fallecido a los 89 años
Los hermanos Cundo y Pancho Galán durante una actuación.
Manolín el de Poo y Gregorio Trespalacios, de espaldas, tocando a la llegada de los restos mortales a la iglesia.

La iglesia parroquial de San Sebastián de Llonín se quedó pequeña en la mañana de ayer para dar el último adiós a Secundino Galán Trespalacios, popularmente conocido como Cundo, el tamboriteru de Llonín. Cundo Galán. último representante de una generación irrepetible de intérpretes de la música tradicional asturiana con gaita y tambor, falleció a los 89 años. La entrada en la iglesia de los restos mortales del tamboriteru de Llonín con el sonido de fondo del corri- corri, interpretado a la gaita por Manolín el de Poo y Gregorio Trespalacios al tambor, puso un nudo en la garganta a más de uno.

El dúo que formaba con su hermano Pancho a la gaita (fallecido hace doce años) forma parte ya de una de las páginas más brillantes de la cultura popular asturiana, según los estudiosos.

Manolín Vela, discípulo de otra leyenda de la música tradicional asturiana, el gaitero Ignacio Noriega fallecido en el año 2009, se deshizo ayer en elogios hacia la figura de Cundo. "Tuve la suerte de conocerle en 1998. Un día, Ignacio Noriega me llevó a su casa para que lo grabase tocando", recordó. "Tocaba de manera muy pausada, sin muchos alardes y marcando siempre mucho las partes del baile. Siempre nos decía que el tambor, aunque esté en segundo plano en relación a la gaita, es el que marca el ritmo", manifestó Vela. Gregorio Trespalacios componente junto a sus hermanos y Manolín el de Poo de la banda de Gaitas Principado, comenzó a tocar el tambor de la mano de Pancho y Cundo Galán. "Pancho me daba con los palillos del tambor suavemente en la cabeza para que aprendiese el ritmo", rememoró.

El polifacético cantante y multiinstrumentista asturiano Héctor Braga no quiso faltar a la despedida del tamboriteru de Llonín. "La muerte de Secundino Galán supone el canto del cisne de una generación entera", aseguró.

"Es de destacar que desde una formación autodidacta se gestasen aquí dos intérpretes de gaita y tambor del nivel de Pancho y Secundino Galán. Tiene mucho mérito todo lo que hicieron por el folclore. Su trayectoria y su fama no sólo en la zona oriental de Asturias, sino también en Cantabria, les engrandece", dijo.

La misa fue oficiada por el párroco de Ribadedeva, Amador Galán, sobrino del fallecido, estando acompañado en el altar por los sacerdotes de Peñamellera Alta y Baja y de Cabrales, Pablo Luis Gato y Pedro Fernández, respectivamente. Durante su sermón Galán dedicó unas emotivas palabras a su tío, de quien destacó su "cultura rural de mirada amplia y profunda" así como "su rica vida en valores".

"Mi padre, Pancho, y mi tío Cundo, han sido creadores de amistad y alegría allá por donde iban. Hoy (por ayer) comienza el dolor por su ausencia por una parte, y el gozo de mi padre por otra, pues en el cielo encontrará el ritmo de su tambor del alma. Junto a Carlos Jeannot algún festival organizarán por ahí arriba", dijo.

Fuente: La Nueva España - Emilio Gracia Cea
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal