Página Inicial
Estás en   Inicio >> Actualidad >> Detalle
Octubre
27
lun
2008
Don Felipe puntúa
Don Felipe mostró su buen estilo ´pal pulgar´.

El Príncipe consigue por primera vez cuatro tantos jugando a los bolos en la modalidad de cuatreada, con una bola que se quedó el alcalde Los príncipes comen los postres en palacio con unas tazas de Cabranes.

Probaron arroz con leche, boroña rellena y miel. Descubrieron el talento de los niños de la escuela de Torazu gracias a sus dibujos. Conversaron con los emigrantes cabraneses que regresaron a casa para participar en la celebración. Comprobaron que las tazas que tienen en su cocina de palacio salieron de Cabranes como regalo para su boda. Incluso, Don Felipe cumplió con el ritual de tirar una bola pal pulgar , en la modalidad de cuatreada, en una bolera al aire libre. La experiencia es un grado, ya que el Príncipe consiguió cuatro puntos. Después del acto oficial y de los discursos, el premio al Pueblo Ejemplar permite a los Príncipes darse un baño de multitudes, aunque siempre rodeados de un interminable séquito de autoridades y de un inviolable cordón de seguridad. El paseo es el momento más propicio para las anécdotas.

Una vez que dejaron el estrado, la primera parada fue en la iglesa, donde les esperaban los representantes de las Cofradías del Carmen, la de Torazu y también las de El Viso (Salas) y Cébrano (Teverga), tres instituciones que están hermanadas. Hizo de anfritrión el párroco, Gaspar Muñiz, quien le habló del templo y de la tradición de estas cofradías. Oscar González, el mayordomo del Carmen de Torazu, asistió atento a todo el ceremonial. Después de 36 años en el cargo, Oscar González, aseguró haber vivido uno de los momentos más emotivos.

Abandonaron el templo para acercarse a los niños. Los alumnos de la escuela exhibieron sus dibujos y preguntaron por las infantas Leonor y Sofía. También conversaron brevemente con Alonso Zamora Canellada, el hijo de la escritora y filóloga asturiana María Josefa Canellada, y con su esposa, Teresa Tardío Dovao, secretaria de la Fundación Don Juan de Borbón.

En un concejo de indianos como Cabranes era inevitable el encuentro con los emigrantes. En la casa de La Portalada les esperaban asturianos residentes en Latinoamérica. José Manuel Cobián habló en nombre de los argentinos y les entregó una placa y una revista editada por ellos cuando el propio Don Felipe estuvo en Argentina como parte de su formación en la armada. Cobián le pidió dos besos a la Princesa, porque ese fue el único encargo que le hicieron sus compañeros emigrantes antes de partir hacia Asturias. Los hermanos Jesús y José Miguel Prieto llegaron desde República Dominicana. Además de darles las gracias por el encuentro, les pidieron que vuelvan a repetirlo una vez que hayan accedido al trono. Manuel Rodríguez, rodeado de su familia y del presidente del centro asturiano en México, Rafael Segura, fue el encargado de regalarles una reproducción de la fachada de la iglesia, repujada en plata, obra de un orfebre mexicano.

El tallista René Villanueva fue el primero de los artesanos de la Comarca de la Sidra por el que los Príncipes mostraron interés. Mientras Don Felipe preguntó por una mesa de nogal, con una talla de la danza prima, Doña Letizia descubrió una cuna hecha en cerezo, de 10 años, que aún está a la venta. René Villanueva les explicó que era de un concejo cercano llamado Sariego y el

Fuente: La Voz de Asturias - S.B. / S.D.M. / G.F.
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal