Página Inicial
Estás en   Inicio >> Crónicas >> Detalle
Mayo
1
vie
2009
La Peñamellera Flotante
Comitiva de Peñamellera Baja de viaje en Chile junto a Peñamelleranos en aquellas tierras. EOA

Escribo estas líneas previas a mi narración sobre el viaje de una representación municipal a Chile con el ánimo de agradecer cuantas atenciones hemos recibido en aquellas tierras queridas.

Vaya por delante, con todo el respeto y cariño hacia las opiniones que han puesto en solfa nuestra visita, una a modo de vacuna en contra por mi parte: el fiel de la balanza en este asunto se inclinará más por las lágrimas de emocionada satisfacción de nuestras gentes peñamelleranas, al ver y abrazar en Chile una representación del Ayuntamiento, encabezada por nuestro Alcalde, José Manuel Fernández, que por los crematísticos dispendios gastados con sumo cuidado y mesura en tan necesario y justo empeño.

Todos, a no dudarlo, incluidos los críticos, debemos sentirnos satisfechos, porque por primera vez se han expresado muestras de agradecimiento en aquellas tierras, de donde han partido tantos beneficios para nuestros pueblos en circunstancias bien críticas, sin que hayan recibido por nuestra parte el reconocimiento expreso de cuanto les debemos. Son muchas las aportaciones recibidas a lo largo de años difíciles de quienes se consideran y siguen ejerciendo como vecinos de hecho, prestos a echar una mano, que nos sacara de cualquier bache, sin haber recibido una sonrisa oficial de hermanos agradecidos.

Desde que se abre un grifo en nuestros hogares, se pasa ante las hoy silenciosas escuelas de nuestros pueblos, se escuchan los bronces de nuestras torres e iglesias, se recorren calles y carreteras, no se da tregua a su huella. El Pico Peñamellera, aunque mudo, no deja de ser testigo.

Por ello, no queda otra consideración que sopesar los merecimientos de los componentes de la representación y si han cumplido tal cometido con la dignidad que tanto los anfitriones como nuestro Valle se merecen. Pues no se ha tratado de programar un viaje de placer, que de eso ya se encargaron en todo momento de convertirlo, quienes nos recibieron; sino de cerrar un interrogante abierto desde hace mucho tiempo a los valores a los que un pueblo nunca debe renunciar, a la nobleza del beneficiado.

Tanto nuestro alcalde como los concejales son consecuencia legal y comprobada de la designación popular y obraron a tal altura. Y en cuanto a los otros tres miembros de la expedición: la Arquitecto Municipal, La Secretaria del Ayuntamiento y el Cronista Oficial de Peñamellera Baja, tengo que hacer constar que las dos primeras, tanto su prestigio, como su dedicación técnica en pro del mejoramiento de la actividad municipal son proverbiales y palpables en la labor que desempeñan, que siempre rebasa lo estrictamente profesional. Su papel en la expedición ha sido determinante para los beneficios en servicios sociales y urbanísticos, que se prevén para un futuro próximo en el Valle, debido al intercambio de observaciones y visitas a instituciones chilenas de gran prestigio. Lo demás me lo reservo para mi conciencia.

El día en que tuve el honor de ser promovido a Cronista Oficial de Peñamellera Baja, una de mis primeras alusiones y recuerdos fue para La Peñamellera flotante, aquella que físicamente no teníamos delante en aquel salón de actos, pero sí presente en lo más sensible de los afectos. Me refería, claro está, a todos los que componen el campo magnético más sensible de nuestros pueblos, precisamente erradicados por las exigencias de la vida y las limitaciones de nuestro solar. Referencia a todos, pero muy especialmente a cuantos tan lejos del hogar van dejando una estela tan honorable y fructífera, principalmente desde la friolera de dos siglos: los indianos, nuestros indianos.

Por todo lo hecho debemos levantar la copa y sentirnos muy orgullosos, al comprobar la calidad humana de valedores tan numerosos como son nuestros paisanos y hermanos de Chile, a quienes vayan dirigidas a nuestro regreso las gracias más afectuosas por la espléndida manifestación de su acogida. Esa es, a pesar del sólido peso de su gran valía tanto para Chile, como para España, nuestra Peñamellera flotante en aquellos cielos presididos por La Cruz del Sur.

Me reservo con más calma hacer una detenida narración de cuantas felices experiencias hemos sido testigos en estos últimos días del mes de marzo pasados.

CECILIO F. TESTÓN.


Artículo publicado en el semanario El Oriente de Asturias

Fuente: - Cecilio F. Testón
Copyright © 2006, Asociación Pico Peñamellera | Todos los derechos reservados | Créditos | Información legal